En este artículo se analiza el Proyecto de reforma de la Ley de Responsabilidad Penal del Menor y se pide de nuevo aquello de “no legislar en caliente”. Pero lo que me interesa es este párrafo: 

Ante el anuncio de una nueva reforma de la Ley Orgánica 5/2000 de 12 de enero, reguladora de la Responsabilidad Penal de los Menores, se suceden argumentos que, por un lado, solicitan el endurecimiento y modificación de aspectos sustanciales del proceso que emana de la norma y, por otro, se alzan voces que exigen atender de forma prioritaria el interés superior del menor”. 

Fíjense bien en la trampa dialéctica habitual de la izquierda (no digo que el autor sea de izquierdas, digo que la trampa dialéctica es la habitual de la izquierda). La trampa consiste en que la Ley de Responsabilidad Penal del Menor no se ocupa de los menores, sino de los menores delincuentes, que no es exactamente lo mismo. Cuando se pide “atender a los intereses superiores del menor" se está hablando de un menor que va al colegio, estudia, merienda, juega a videojuegos, persigue rubias, fuma y hace lo que sea que hagan los menores hoy en día. Pero es que la Ley de Responsabilidad Penal del Menor no está pensada para esos menores, sino para los que secuestran a una cría, la violan, la asesinan y luego esconden su cuerpo para que no puedan ser condenados jamás. 

En resumen: son dos tipos de menores diferentes. Así que ojito con entrar en los marcos dialécticos que la izquierda fabrica en su propio interés, porque ahí, en ese tótum revolútum, la racionalidad tiene todas las de perder. 

Comentarios recientes

Comentarios del blog proporcionados por Disqus

3 Notas

  1. hubodecadas ha reblogueado esto desde elpandemonium
  2. elpandemonium ha publicado esto